Siglo XX Problemático y febril: Los primeros 50 años

La primera mitad del siglo XX alberga las mayores contradicciones de lo humano. Las dos guerras mundiales son expresión y prueba del agotamiento de un mundo y del doloroso parto de uno nuevo. El arte, la ciencia, la literatura, el pensamiento, responden a su manera a la crisis del sentido de una humanidad que había creído ciegamente en el progreso y se vio enfrentada a la posibilidad de su propia desaparición. En este escenario es dable pensar en la célebre máxima del pensador Walter Benjamín: “No hay documento de cultura que no lo sea, al tiempo, de barbarie”. Las soluciones serían diversas pero apuntarían a lo mismo: la resignificación del mundo.

Módulos:

  1. PERSPECTIVAS HISTORIOGRÁFICAS DEL SIGLO XX: En todo discurso histórico subyace una teoría, una idea concreta sobre la realidad que se estudia. Esto implica que todo historiador proyecte su propia conciencia hacia el pasado, y reconozca un modo particular de aproximarse a su objeto. Dado que la discusión sobre los métodos y fines que integran la disciplina histórica en el siglo XX, posee en sí misma una historia, es de suma importancia pensar las principales corrientes historiográficas que la soportan: La escuela de Annales, La Historia Social Inglesa, La Microhistoria Italiana, y los estudios de la Subalternidad o Historia desde abajo. 
  2. ESTADOS-NACIÓN Y NACIONALISMOS EN EUROPA: El Estado-Nación como forma de organización política es un producto de la modernidad occidental, que se fundamenta en la idea de “soberanía territorial” derivada del orden político europeo posterior a la Paz de Westfalia (1648). La idea de nación como una comunidad autónoma que comparte la misma lengua, unas costumbres determinadas, ciertas características étnicas y un territorio histórico, es lo que da origen al nacionalismo como ideología que se superpone a otros tipos de pensamiento político como el liberalismo o el conservadurismo, y que difunde un discurso según el cual la nación es la fuente de todo poder político y social. 
  3. LA REVOLUCIÓN MEXICANA: UNA REVOLUCIÓN SOCIAL: El Plan de San Luis, manifiesto escrito por el líder del movimiento revolucionario Francisco I. Madero convoca el levantamiento en armas el 20 de noviembre de 1910 para derrocar el porfiriato y establecer elecciones libres y democráticas. Los antecedentes de la revolución se remontan a este periodo durante el cual, si bien Mexico experimentó un crecimiento económico y político importante, lo hizo a costa de los menos favorecidos. El plan de San Luis solo sería el inició de una revolución social que incluiría un golpe de estado, la creación de un movimiento contrarrevolucionario, y el surgimiento de líderes revolucionarios como Emiliano Zapata, Francisco Pancho Villa y Pascual Orozco.  
  4. LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL: LA MOVILIZACIÓN TOTAL: La Gran Guerra o Primera Guerra Mundial (1914 – 1918) fue mucho más que una confrontación militar a gran escala. Fue, a decir de Edgar Morin, “el primer gran común denominador que unió a la humanidad. Pero la unió en la muerte”. Aunque se trata de un conflicto que se originó en Europa, la situación de dominio colonial que ejercían las grandes potencias de ese continente en distintos lugares del mundo, hizo que la confrontación alcanzara una dimensión planetaria, impulsada por la confrontación de intereses territoriales y económicos de los principales Estados-Nación europeos y atizada por las ideologías nacionalistas. 
  5. LA HUELLA DE LA HISTORIA EN EL ARTE: MODERNISMO Y VANGUARDIAS HISTÓRICAS: El modernismo, así como las vanguardias históricas (el expresionismo, el dadaísmo y el surrealismo) pueden ubicarse entre finales del siglo XIX y las primeras dos décadas del XX.  El estilo art nouveau, herencia de la primera de estas corrientes, tuvo manifestaciones en la pintura, la escultura, las artes gráficas, el diseño industrial y de mobiliario, así como en la arquitectura. Las vanguardias, por su parte, desarrollaron, además, la fotografía y cierto tipo de puesta en escena, deudora del circo, del burlesque. Actuaciones como estas, en el espacio público, serían precursoras del performance.  Con las vanguardias se concedió la palabra al modo en que el artista experimentaba la realidad sin la acción presuntamente correctiva de la razón.
  6. LA REVOLUCIÓN RUSA: EL OCTUBRE ROJO: 1917. Diez días y una generación que conmovieron al mundo. En un tren sellado y enviado desde la enemiga Alemania, varios emigrados rusos, harían estallar lo que quedaba del siglo XIX. Como trasfondo, un zarismo exhausto por la Gran Guerra. Frente a eso, un grupo de revolucionarios convencidos de que Muchas cosas hay en el mundo que tendrán que ser destruidas a sangre y fuego.  A su manera encabezaron el gran acontecimiento por el que habían luchado durante sus vidas. Comenzará la difícil e incompleta construcción de la primera república de los trabajadores, bajo un grito que retumbaría primero en Europa y luego en el mundo: ¡Todo el poder para los soviets!
  7. LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: UNA HERIDA ABIERTA: En 1936 comenzaría el enfrentamiento entre la Segunda República, defendida por anarquistas, comunistas, socialistas, liberales, y el bando de los militares sublevados, rezago de una nación con delirios y melancolía de su grandeza imperial. Un conflicto que pronto se tradujo en la lucha internacional contra el fascismo. España viviría la guerra más intensa de su historia, bajo la atenta mirada de Stalin, Hitler y Mussolini. Una guerra contra la población que, de manera profética para Europa, lamentó poeta Miguel Hernández: Tristes guerras/ si no es amor la empresa. Tristes, tristes. Tristes armas/si no son las palabras. Tristes, tristes. Tristes hombres/si no mueren de amores. Tristes, tristes.
  8. EL SIGLO EN IMÁGENES: El siglo XX está plagado de imágenes. El cine fue testigo de lo sagrado y lo humano, nunca pasivo espectador, porque las escenas y situaciones por él recreadas, incidieron en nuestras maneras de ver y comprender el vértigo de los tiempos. La ficción y el documental, acudiendo a sus particularidades expresivas, exploraron los horrores de la realidad, y construyeron, a partir de ellos, sofisticadas formas de encararlos y hacerlos palpables. Obras como El acorazado Potemkin, Nanuk el esquimal, El hombre de la cámaraEl espejo, dan fe de una enorme profusión de formas expresivas.   
  9. LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: EL FIN DE UN MUNDO: El pacto de no agresión entre Alemania y la URSS selló el destino del mundo un 23 de agosto de 1939. Contrario a lo que pudiera parecer, este otorgó el tiempo necesario para los planes de guerra. Mientras Alemania consolidaba su poder en occidente, la URSS modernizaba su maquinaria bélica. La batalla de Stalingrado fue el punto de quiebre en una guerra que involucró, por un lado, a naciones extenuadas como Francia e Inglaterra, y por el otro, a naciones que buscaron una mayor cuota de poder en el concierto del mundo después de La Primera Guerra Mundial, sin olvidarnos de una hegemonía naciente como la estadunidense. Las dos bombas atómicas fueron corolario de la guerra que puso en jaque el destino del hombre sobre la tierra.
  10. LITERATURA DE ENTREGUERRAS: Si los grandes autores realistas del siglo XIX, hicieron de la observación fuente y método de sus indagaciones, los escritores de la primera mitad de siglo XX, empezaron a desconfiar, no solo de la observación sino también de la palabra como instrumento para nombrar la realidad. Fiel a su tiempo, esta literatura se arriesgó por caminos inéditos, ahondando en las contradicciones de lo humano, volvió sobre sí para experimentar y pensar un mundo fragmentado y complejo. Obras como las de James Joyce, Joseph Roth y Virginia Woolf, por mencionar ejemplos emblemáticos, dan fe de una nueva sensibilidad. 

Docentes: 

Fechas y Horarios: 

  • Miércoles y viernes de 9:00 a.m. a 12:00 m.
  • Semestre I:  Febrero 15 a Julio 10 (2019).
  • Semestre II: Agosto 14  a Octubre 11 (2019).

Intensidad y Costo: 

Intensidad: 168 horas

Costo $3.590.000

Descuento por pronto pago: $3.420.00 (hasta el 15 de diciembre de 2018)

Más información: humanidades@yurupary.edu.co